Cooperativa Oro del Inca

 

logo-oro-del-inca

La Cooperativa Oro del Inca comenzó a producir en el año 2013, luego de que Natalia y Martin, dos asociados a la cooperativa, realizaron un viaje al norte argentino en el 2013. En Jujuy les llamó mucho la atención las semillas de quinoa por sus propiedades nutritivas, su importancia cultural y su historia. Ambos viven en la zona sur de Gran Buenos Aires, en los partidos de Quilmes y Avellaneda. Entusiasmados por todos los alimentos de la agricultura familiar que conocieron, sumado a las ideas previas de ambos de iniciar un emprendimiento de cocina, decidieron viajar varias veces al norte para conocer ferias y pequeños productores de la Agricultura Familiar, con la idea de conservar el contacto para que los provean de la materia prima para elaborar sus productos. Allá también conocieron conceptos como el Comercio Justo, la Agricultura Familiar y la Economía Social.

Así es como comenzaron a producir milanesas de quinoa, amaranto, mijo y lino: estas semillas son producidas por la Agricultura Familiar desde distintas provincias del norte argentino, y tienen como objetivo llegar a proveerse en su totalidad de materias primas de la Economía Social y la Agricultura Familiar. Por otro lado, sus asociados tuvieron gran interés por producir alimentos para personas celíacas: sus materias primas son libres de gluten, aunque todavía no lograron obtener el certificado SIN TACC.

En Diciembre del 2013, se sumaron otros dos compañeros, una de ellas además es nutricionista, lo que reforzó aún más la idea de producir alimentos ricos, nutritivos, sanos y aptos para celíacos. Entre sus productos, además de sus reconocidas milanesas de quinoa, también producen “quesitos veg” de alubia y castañas, y rebozador de mandioca agroecológico, de pequeños productores de Misiones.

Su primera comercialización fue entre amigos y familiares, pero la idea fue desde un principio, crecer y conformar una cooperativa, por ideología y forma jurídica. Creen fuertemente en la idea de la democracia, la equidad y la forma de tomas de decisiones de una cooperativa. Por ello, se inscribieron como Cooperativa de Trabajo, y ya cuentan con matrícula.

Actualmente, trabajan seis compañeros en la cooperativa y comercializan a través de entregas a domicilio en la zona de Quilmes, Avellaneda, en dietéticas de zona sur y la Ciudad de Buenos Aires, y comercializadoras solidarias.

La cooperativa tiene como objetivo ser una fuente de trabajo digna para más personas, por ello están buscando ampliar su producción a panificados y pastas secas aptos para celíacos, para lo cual presentaron un proyecto en el Ministerio de Desarrollo Social de la Nación, que fue aprobado a mediados del 2015. Sin embargo, hasta el día de hoy, no se ejecutó y con el nuevo cambio de gobierno, y el nuevo contexto económico y político, no saben si podrá concretarse. A pesar de esto, están buscando la forma de poder seguir creciendo y desarrollándose como cooperativa.